Monta sobre su consolador como nunca

El marido no sabe que tiene guardado un consolador, con el que disfruta a solas cuando él no está. No quiere que se enfade y coja celos, así que cuando tiene un momento de soledad en casa y él se encuentra trabajando, la señora lo saca de su escondite y lo disfruta en pelotas, cabalgándolo con su coño hasta llegar al orgasmo varias veces y de paso, mientras una cámara lo graba todo.

Milf francesa disfruta de una doble penetración

Nunca ha querido atarse a nadie, ya que al parecer, a esta milf francesa le gusta tener libertad para follar con quien quiera. Y sin duda así lo hace siempre que puede, como hoy que se atreve a follarse a dos sementales en un trío casero. Pero esa tarde quiso llevarse a si misma al límite, probando ambos rabos a la vez en una doble penetración que viendo su cara, queda claro que la muy golfa acabó gozando.

Amante mulato destroza su culo

Esta cuarentona aun conserva un cuerpazo y ya que su marido no parece muy interesado en ella y si en su curro, la muy golfa decide buscarse a otro con el que disfrutar del sexo. El afortunado en cuestión es un amante mulato muy dotado, con el que queda vestida de colegiala y termina follando con él en el coche, hasta el punto de dejarle meterle su inmensa polla hasta el fondo de su culo.

Lava su pelo mientras hace unas mamadas

Para que luego digan que las mujeres no pueden hacer dos cosas a la vez. Es el caso de esta cuarentona que mientras lava su pelo, comparte la ducha con su marido y le pega unas buenas mamadas en la bañera. La señora la chupa hasta el fondo y cuando ambos salen del baño, ella tiene el pelo perfecto y él, la polla bien limpia gracias a las comidas de polla que le acabó metiendo.

El jardinero se cobra con la señora

Tras fumigar las plantas, este jardinero se disponía a cobrar su trabajo y a irse a otra casa, pero antes la señora debía darle su sueldo. Aunque al final, no fue dinero precisamente lo que le dio, ya que la cuarentona tenía un plan mejor para él. En lugar de eso, le ofreció su coño en un polvazo, ya que el marido hacía meses que no la tocaba y al aceptar, se lo pasaron en grande follando duro por todo el sofá.

Gorda latina llama a su follamigo

Parece que la tarde promete ser aburrida y como anda algo necesitada, esta gorda latina decide coger su móvil y llamar a un joven follamigo que tiene. Cuando le dijo que se sentía sola, el mulato acudió a su casa y se preparó para darle placer a esta milf cubana, que agradeció con orgasmos y un polvazo que fuese tan pronto, acabando la follada con su cara cubierta de lefa.

El vibrador dejó su coño bien mojado

No quería que su marido supiese que guarda un vibrador para que cuando él no esté, satisfacer su coño. No es que esté mal con él en la cama, pero de vez en cuando le gusta gozar a solas del sexo y una tarde, decidió darle un buen uso. La madurita se abrió de piernas y se bajó las bragas, para masturbarse a gusto y terminar con su coño húmedo tras gozar de tanto orgasmo.

Trío lésbico con una madura experta

No cabe duda de que India Summer es una mujer que ha probado de todo y que es experta en el sexo como pocas. Por eso, va a mostrarles a este par de zorritas lo mucho que pueden disfrutar de ellas mismas, en un trío lésbico donde comparte su coño con ellas, turnándose para comérselos mutuamente en la cama y llegar al orgasmo repetidas veces.

La cita con la divorciada acaba en sexo

Tras la cita con esta milf divorciada, este tipo quiso enseñarle su casa pero ella estaba más interesada en otra cosa. La mujer quería folleteo y le sorprendió, ya que el tipo pensaba que era una mujer formal. Pero tras años de sexo más bien escaso, la cuarentona andaba muy necesitada y al final, quiso acabar su encuentro cabalgo el rabo de su cita como una zorra en el sofá del salón.

Madre tetona se folla al jefe de su hijo

Después de que le despidiesen, a la madre tetona del chaval fue a ver a su jefe para intentar convencerle de que le admitiese de nuevo en el trabajo, ofreciéndose para cualquier cosa. El tipo se lo pensó y al final, llegaron a un acuerdo en su oficina. Le readmitiría de nuevo en la empresa si a cambio, ella se dejaba follar allí mismo. Ella no lo dudó y como haría lo que fuese pro su primogénito, se bajó las bragas y cabalgó ese rabo como una fiera en el sofá.